Diabetes (definición, causas y tratamiento)

Definición:

La diabetes es una afección crónica que se desencadena cuando el organismo pierde su capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla con eficacia. La insulina es una hormona que se fabrica en el páncreas y que permite que la glucosa de los alimentos pase a las células del organismo, en donde se convierte en energía para que funcionen los músculos y los tejidos. Como resultado, una persona con diabetes no absorbe la glucosa adecuadamente, de modo que ésta queda circulando en la sangre (hiperglucemia) y dañando los tejidos con el paso del tiempo. Este deterioro causa complicaciones para la salud potencialmente letales.

Insulina

La insulina es una hormona que se produce naturalmente en el organismo humano. Específicamente, se fabrica en el páncreas, en un grupo de células llamadas islotes de Langerhans. Con cada comida, el páncreas libera insulina a la sangre para ayudar a las células de todo el cuerpo a incorporar la glucosa (un azúcar) de los alimentos. Ya dentro de las células, la glucosa servirá de combustible que aportará energía para las actividades cotidianas.

Cuando la hormona insulina no se produce, o es escasa, o no puede actuar, la persona padece diabetes. Sin insulina, la glucosa no entra en las células y se acumula en la sangre. Por esto, en ocasiones se ha dado en llamar a la diabetes “la enfermedad dulce”. Entonces, las células del cuerpo no obtienen suficiente energía, y la acumulación de glucosa en la sangre puede causar diferentes complicaciones.

Aunque aún se desconocen las causas que originan la diabetes, se sugiere que los factores genéticos, los medioambientales, la obesidad y la falta de ejercicio, desempeñarían una función importante en el desarrollo de la enfermedad.

Causas

Las personas con diabetes presentan hiperglucemia, debido a que su cuerpo no puede movilizar el azúcar desde la sangre hasta los adipocitos y células musculares para quemarla o almacenarla como energía, y dado que el hígado produce demasiada glucosa y la secreta en la sangre. Esto se debe a que:

  • El páncreas no produce suficiente insulina.
  • Las células no responden de manera normal a la insulina.
  • Ambas razones anteriores.

Tipos de diabetes:

Hay dos tipos principales de diabetes. Las causas y los factores de riesgo son diferentes para cada tipo:

  • Diabetes tipo 1: puede ocurrir a cualquier edad, pero se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes. En esta enfermedad, el cuerpo no produce o produce poca insulina. Esto se debe a que las células del páncreas que producen la insulina dejan de trabajar. Se necesitan inyecciones diarias de insulina. La causa exacta se desconoce.
  • Diabetes tipo 2: es mucho más común. Generalmente se presenta en la edad adulta; sin embargo, ahora se está diagnosticando en adolescentes y adultos jóvenes debido a las tasas altas de obesidad. Algunas personas con este tipo de diabetes no saben que padecen esta enfermedad.
  • Hay otras causas de diabetes y algunos pacientes no se pueden clasificar como tipo 1 ni 2.

La diabetes gestacional es el nivel de azúcar alto en la sangre que se presenta en cualquier momento durante el embarazo en una mujer que no tiene diabetes.

Si uno de sus padres, hermanos o hermanas tiene diabetes, usted puede tener mayor probabilidad de padecer esta enfermedad.

Síntomas:

Un nivel alto de azúcar en la sangre puede causar diversos síntomas, como:

  • Visión borrosa
  • Sed excesiva
  • Fatiga
  •  Micción frecuente
  • Hambre
  • Pérdida de peso

Debido a que la diabetes tipo 2 se desarrolla lentamente, algunas personas con hiperglucemia son asintomáticas.

Los síntomas de la diabetes tipo 1 se desarrollan en un período de tiempo corto y las personas pueden estar muy enfermas para el momento del diagnóstico.

Después de muchos años, la diabetes puede llevar a otros problemas serios. Estos problemas se conocen como complicaciones de la diabetes y abarcan:

  • Problemas oculares, como dificultad para ver (especialmente por la noche), sensibilidad a la luz y ceguera.
  • Úlceras e infecciones en las piernas o los pies que, de no recibir tratamiento, pueden llevar a la amputación de estas extremidades.
  • Daño a los nervios en el cuerpocausando dolor, hormigueo, pérdida de la sensibilidad, problemas para digerir el alimento y disfunción eréctil.
  • Problemas renales, los cuales pueden llevar a insuficiencia renal.
  • Debilitamiento del sistema inmunitario, lo cual puede llevar a infecciones más frecuentes.
  • Aumento de la probabilidad de sufrir un ataque cardíacoo un accidente cerebrovascular.

Tratamiento

La diabetes tipo 2 se puede contrarrestar con cambios en el estilo de vida, especialmente bajando de peso con ejercicio y comiendo alimentos más saludables. Además, algunos casos de diabetes tipo 2 se pueden mejorar con cirugía para bajar de peso.

No hay cura para la diabetes tipo 1.

El tratamiento tanto de la diabetes tipo 1 como de la diabetes tipo 2 consiste en medicamentos, dieta y ejercicio para controlar el nivel de azúcar en la sangre.

Todas las personas con diabetes deben recibir una educación adecuada y apoyo sobre las mejores maneras de manejar su diabetes. Pregunte a su proveedor de atención médica acerca de ver a un educador en diabetes.

Lograr un mejor control del azúcar en la sangre, el colesterol y los niveles de la presión arterial ayuda a reducir el riesgo de enfermedad renal, enfermedad ocular, enfermedad del sistema nervioso, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Para prevenir las complicaciones de la diabetes, visite al médico por lo menos de dos a cuatro veces al año y coméntele acerca de los problemas que esté teniendo. Siga las instrucciones del médico sobre el manejo de la diabetes.

 

FUENTE: http://www.idf.org/; http://tecnocienciaysalud.com/; http://www.nlm.nih.gov/

 

 

 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta